Afasia

La afasia, una alteración en la capacidad de utilización del lenguaje, déficit en la comunicación verbal resultante del daño cerebral o simplemente una pérdida o trastorno en el lenguaje causado por un daño cerebral  – Benson, 1979

La afasia comúnmente ocurre por 4 causas principales:

  • Ictus (causa más frecuente)
  • Traumatismo craneoencefálico
  • Infecciones en la zona cerebral, como la encefalitis
  • Tumores cerebrales o del sistema nervioso central
  • Enfermedades neurodegenerativas: Alzheimer, Pick…

Es muy importante que la intervención del logopeda se realice en seguida del diagnóstico, y probablemente deba realizarse durante toda la vida del paciente. Por ello, es muy importante que haya una participación activa de su círculo.

Consejos para hablar con una persona con afasia:

1. Colócate cerca de él o ella cuando le hables, en su línea de visión. De esta manera, al ver tus expresiones faciales te comprenderá mejor.

2. Inclúyele en la conversación siempre que sea posible, teniendo en cuenta que, a pesar de que tiene una alteración del lenguaje, es consciente de su entorno.

3. Si en algún momento, logra emitir una palabra, conviene que no se la hagas repetir demasiado en cualquier situación. De esta manera evitarás que utilice esa palabra para nombrar todas las cosas de su alrededor.

4. Hazle preguntas sobre temas que él necesita tratar y que pueda responder bien con Sí/No y más adelante con una palabra. Por ejemplo: ¿Quieres más agua? Sí/No ¿Quieres merendar? Sí/No. ¿Te apetecen galletas o fruta? Y que señale el alimento que prefiere.

5. Si durante la rehabilitación de la afasia el logopeda le enseña gestos para comunicarse, es recomendable que tú, como familiar, los aprendas para utilizarlos a la hora de comunicarte con él.

6. En el caso de que el logopeda realice un libro de comunicación, fomenta su uso y anímale a utilizarlo.

7. Háblale con frases cortas y palabras cotidianas. Transmítele una idea en cada momento. Esto le ayudará a comprenderte mejor.

8. Si no estás seguro de que te está entendiendo, pregúntale directamente para asegurarte de que te está comprendiendo perfectamente. Por ejemplo: ¿Me sigues? ¿Lo entiendes? ¿Te lo repito?

9. Cuando no le entiendas puedes decirle “lo siento, no te he entendido ¿me lo puedes repetir?” Si se desespera porque no le entiendes, puedes pedirle que tenga paciencia hasta que consigas aprender a comunicarte con él.

10. Dale tiempo para que responda, pues ahora le cuesta más pensar y responder.

11. Evita los ambientes ruidosos a la hora de comunicarnos con él, pues su atención es limitada y sólo puede estar pendiente de una sola cosa. También te recomiendo que le habléis de uno en uno, así se frustrará menos, por ejemplo cuando estáis en una conversación varias personas.

12. Para facilitar la comprensión es mejor ordenar las ideas con marcadores de frase. Ejemplo: Primero vamos a ir a casa a descansar un rato. Si te apetece, luego salimos a pasear ¿Te apetece salir?

Fuente: Laura Vidal Pastor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s